Volver atrás

Preparación

  • 1 Cocinamos la remolacha con anticipación, para lograr que se enfríen el puré y el agua de cocción de la remolacha, que utilizaremos en la preparación.
  • 2 Mezclamos muy bien la levadura bien granulada con la harina. Colocamos en la mesa y abrimos en forma de corona.
  • 3 En el centro de la corona, colocamos el agua, la sal y el azúcar. Procedemos a mezclar hasta diluir totalmente la sal y el azúcar.
  • 4 Integramos la Harina con los elementos líquidos, iniciando la incorporación desde los bordes internos, para evitar que se corra el agua fuera de la corona.
  • 5 Adicionamos la manteca y el puré de remolacha. Amasamos muy bien, hasta lograr una masa suave y uniforme. Dejamos en reposo 20 minutos, cubierto con un plástico para evitar que se reseque la superficie de la masa.
  • 6 Luego del reposo, desgasificamos la masa, apretando con cuidado, con la palma de la mano, para evitar desgarrar el gluten de la masa (la masa ya se vuelve muy sensible).
  • 7 Cortamos en piezas del tamaño deseado. Le damos forma. Estibamos en bandejas previamente enmantecadas. Dejamos fermentar en un lugar libre de corriente de aire y preferentemente cubierto con plástico para mantener la humedad. El tiempo de fermentación, dependerá del ambiente de reposo final.
  • 8 Cocinamos en horno precalentado a 160-170ºC de temperatura.
  • 9 El tiempo de cocción, dependerá del tamaño de las piezas logradas.

?Qué te pareció esta receta? ¡Dejanos tu comentario!